La pinot noir es una variedad de uva de vino. El nombre puede hacer referencia también a los vinos realizados sobre todo a partir de esta uva. El nombre deriva de las palabras francesas pine (piña) y noir (negra). El término pine se debe a que esta variedad tienen unos racimos apretados y cónicos, con forma de piña.

Se considera que produce algunos de los vinos más elegantes del mundo, pero es una variedad difícil de cultivar y de vinificar. La uva tiende a producir racimos apretados, lo que la hace susceptible de riesgos viticulturales, entre los que se encuentra la putrefacción, y requiere de un mantenimiento diligente de la canopia. Su fina piel y sus bajos niveles de compuestos fenólicos hacen que la pinot noir produzca vinos con un color claro, cuerpo medio y pocos taninos. 

En la vinificación es sensible a los métodos de fermentación, a las cepas de levadura y refleja muy bien el terruño en el que se encuentra, produciendo vinos muy diferentes dependiendo de la región. Su fina piel la hace susceptible de la pudrición y a enfermedades fúngicas similares del racimo. Las vides son susceptibles del mildiú y, en Borgoña (y en otros lugares), a la infección del enroyamiento de la hoja y el fanlief. Estas complicaciones han dado a esta uva la reputación de ser difícil de cultivar. 

Uva Pinot Noir