La sauvignon blanc es una uva de piel verdosa originaria de la región francesa de Burdeos. 

Dependiendo del clima, los sabores pueden ir de agresivamente herbáceo a dulcemente tropical. En los climas más fríos, la uva tiene tendencia a producir vinos con una notable acidez y sabores a hierba verde, pimientos verdes y frutas tropicales (como a maracuyá), así como notas florales (como las notas a flor de saúco). En los climas más cálidos puede desarrollar más notas a frutas tropicales pero con el riesgo de perder aromas a causa de la sobre-maduración para que se queden solamente aromas a uva y a frutas de árboles, como el melocotón.

Los enólogos en Nueva Zelanda y Chile cosechan las uvas en diversos intervalos para lograr diferentes características que la uva se puede impartir en función de sus niveles de madurez. En su etapa más inmadura, la uva es rica en ácido málico. A medida que avanza más hacia la madurez, la uva se desarrolla el sabor de la pimienta roja y verde y, finalmente, logra un equilibrio de azúcares. El sabor característico del sauvignon blanc proviene de las metoxipirazinas. Las uvas cultivadas en el valle de Wairau de Marlborough, pueden presentar distintos niveles de madurez sobre el viñedo, causados por una ligera irregularidad en la tierra, lo que se refleja en el vino resultante.

Uva Sauvignon Blanc